¿Pueden las alergias alimentarias causar infecciones recurrentes del oído?

iStock_000019278225_Small.jpg

La otitis media, o una infección del oído medio, es común en bebés y niños pequeños. De hecho, es la razón principal para ir al pediatra y la razón número uno por la que los niños reciben antibióticos. Un estudio encontró que para la edad de 3 años, el 71 por ciento de los niños habían experimentado al menos una infección del oído medio. Una infección de oído puede ser muy dolorosa para un niño pequeño o un bebé, y para los padres significa un niño inconsolable. Investigaciones recientes han encontrado que puede haber una conexión entre las alergias alimentarias y las infecciones del oído. Si es así, podría significar que evitar las infecciones es sólo cuestión de evitar un alergeno.

Infecciones del oído en bebés y niños

Los bebés y los niños pequeños son más susceptibles a la otitis media que los niños mayores y los adultos por varias razones. Parte de la estructura del oído interno, las trompas de Eustaquio, están más niveladas en los jóvenes, lo que significa que los líquidos no drenan tan fácilmente como en los adultos. Un respaldo de líquido durante un resfriado o gripe puede llevar a una infección. Los niños más pequeños también tienen sistemas inmunológicos más débiles, por lo que una infección de oído puede desarrollarse más rápidamente y no es probable que sane por sí sola.

Un niño o bebé con una infección de oído puede mostrar signos de tirones en los oídos, llanto, no poder dormir, pérdida del equilibrio y actuar de manera irritable. También es posible que tenga fiebre. Es importante que consulte a su pediatra si sospecha que su hijo tiene una infección de oído. Las infecciones persistentes y no tratadas del oído pueden llevar a la pérdida de la audición, retrasos en el habla o incluso un tímpano desgarrado, lo cual requiere cirugía para repararlo. Para los niños con infecciones graves y crónicas del oído, a veces se utiliza como tratamiento el implantar tubos quirúrgicamente en el oído para el drenaje.

Alergias alimentarias e infecciones recurrentes del oído

Más de un estudio ha encontrado que parece haber una conexión entre las infecciones de oído en niños y bebés y las alergias alimentarias, especialmente las alergias a la leche. En un estudio inicial sobre el tema, los investigadores observaron a más de 100 niños con infecciones recurrentes del oído y les hicieron pruebas para detectar alergias alimentarias. Encontraron que un tercio de los niños eran alérgicos a la leche y un tercio al trigo, y 81 de los 104 niños tenían al menos una alergia alimentaria. Los 81 fueron puestos a dieta para evitar los alergenos y 70 de ellos experimentaron alivio de las infecciones del oído. A esos niños se les volvieron a dar sus alérgenos y para 66 de ellos las infecciones de oído regresaron.

Otros estudios han reforzado esta clara conexión. En uno de ellos, los investigadores encontraron que hay una mayor incidencia de infecciones recurrentes del oído medio en bebés y niños alérgicos a la leche que en un grupo de control de jóvenes. El mismo estudio también encontró que las alergias respiratorias y el asma parecían ser un factor de riesgo para las infecciones del oído.

Evitar los alergenos para prevenir infecciones

Todavía se necesita más investigación para averiguar por qué existe esta conexión entre las alergias alimentarias y las infecciones del oído medio. Sin embargo, la evidencia actual es fuerte y puede dar esperanza a los padres que tienen que ver a sus hijos luchar y sufrir con estas dolorosas infecciones. Y lo que es más importante, el simple hecho de conocer esta conexión podría llevar a la prevención de la pérdida de audición y de la necesidad de cirugía.

Si usted tiene un niño con infecciones recurrentes del oído, puede valer la pena hacerle pruebas para detectar alergias alimentarias. Visite a su pediatra para discutir la posibilidad. Nunca es una buena idea experimentar con la eliminación de posibles alérgenos alimenticios de la dieta de su hijo sin la guía de su médico o alergólogo. Hacerlo puede llevar a déficits nutricionales. Sin embargo, si su pediatra o un alergólogo puede detectar una alergia alimentaria, eliminarla de la dieta de su hijo puede marcar la diferencia. Puede ser la solución para reducir o eliminar las infecciones crónicas del oído.

Stef PenrodComment