¿Existe una relación entre el gluten y la agresión en los niños?

Can-Gluten-Cause-Aggression-in-Children.jpg

El gluten es una sustancia popular para demonizar, y los alimentos sin gluten están de moda entre muchos consumidores. Las personas con enfermedad celíaca tienen una reacción real y a menudo severa a comer gluten, que se encuentra en el trigo, la cebada y el centeno. Algunas personas que no son diagnosticables como celíacas pueden ser sensibles al gluten, y es posible que un niño sensible al gluten pueda tener problemas de comportamiento como resultado. La agresión en un niño puede ser preocupante, especialmente si parece ir más allá de las frustraciones o estallidos típicos. La investigación sigue siendo mixta, pero puede haber una conexión entre los comportamientos agresivos y el gluten en la dieta.

¿Tiene su hijo sensibilidad al gluten no celíaca?

Usted no tiene que ser diagnosticado con enfermedad celíaca para tener un problema con el gluten. Según la National Foundation for Celiac Awareness, alrededor de 18 millones de estadounidenses son sensibles al gluten. Compare esto con los tres millones de personas que luchan contra la enfermedad celíaca y podrá ver el alcance del problema. Alguien sensible al gluten puede experimentar calambres abdominales, dolores de cabeza, fatiga o una sensación de niebla. No existe una prueba diagnóstica concluyente para la sensibilidad al gluten, pero su médico puede ayudarle a determinar a través del proceso de exclusión si su hijo es sensible.

Gluten y agresión

La enfermedad celíaca ha sido estudiada más que la sensibilidad al gluten, pero algo de lo que los investigadores han descubierto sobre la celiaquía y el comportamiento puede ser aplicable a los niños sensibles al gluten. Se han reportado ciertos comportamientos en muchos casos de niños con enfermedad celíaca, incluyendo hiperactividad y otros síntomas similares a los que se observan en el trastorno por déficit de atención con hiperactividad o TDAH.

También se sabe que la enfermedad causa síntomas que están relacionados con la salud mental y que afectan el bienestar mental. Estos incluyen fatiga, irritabilidad y falta de sueño. Para un niño que experimenta estos síntomas, la agresión puede ser una respuesta natural. La sensación de estar fácilmente irritado o cansado y de no dormir lo suficiente puede llevar fácilmente a un niño a actuar de maneras que parecen inapropiadas.

Comida y estado de ánimo

Otra prueba de que es posible que la dieta inicie la agresión es la conexión entre el sistema digestivo y el cerebro. Las investigaciones han demostrado que el 95 por ciento de la serotonina, un importante neurotransmisor, se encuentra en el tracto digestivo. La serotonina juega un papel importante en el estado de ánimo, particularmente en la agresión. Ayuda a modular la ira y a mantener bajo control las tendencias agresivas. Alguien con muy poca serotonina es más agresivo. Con tanta serotonina producida en el intestino, hace muy posible que las sustancias en los alimentos, como el gluten, puedan afectar el estado de ánimo.

Dieta sin gluten: La prueba real

Los investigadores no han podido responder definitivamente a la pregunta sobre el gluten y la agresión en los niños, pero se han reportado muchos casos de dietas libres de gluten que ayudan a los niños a controlar sus conductas. Las dietas libres de gluten y caseína, una proteína que se encuentra en los productos lácteos y que también puede estar implicada en problemas de comportamiento, pueden ser una herramienta útil para algunos niños. La investigación sobre esta dieta y su impacto en el comportamiento es mixta, pero muchos padres reportan que ha ayudado.

La única manera de saber realmente si eliminar el gluten ayudaría a su hijo a controlar mejor sus arrebatos de agresión es probarlo. El gluten no es un nutriente que su hijo necesita, pero al eliminarlo puede impedirle inadvertidamente que obtenga otros nutrientes importantes. Por esta razón, es importante que sólo pruebe una dieta sin gluten bajo la supervisión de su pediatra o dietista.

Apoyo del Comportamiento

Un hallazgo interesante de los pocos estudios que se han realizado sobre la eliminación del gluten en niños con problemas de conducta es que los padres reportan mejoras con más frecuencia que los médicos. Lo que esto significa es que los padres pueden ser sesgados y pueden ver mejoras a través de ilusiones, pero en realidad no existen cambios mensurables. Lo que los investigadores también ven a veces es un efecto placebo. Algunos niños en estos estudios cambian sus comportamientos posiblemente porque los padres cambiaron la forma en que interactuaban con ellos.

Lo que esto nos dice es que, independientemente de si el gluten y la agresión están relacionados, la forma en que usted, como padre, reaccione, apoye y guíe a su hijo es más importante que nada. Usted puede querer experimentar con la dieta, pero la mejor manera de ayudar a su hijo es con el apoyo conductual apropiado. Un profesional de salud mental puede ayudarlo a usted y a su hijo guiándolo a través de ejercicios y prácticas que le ayudarán a aprender a manejar mejor sus sentimientos y conductas agresivas.

Stef PenrodComment